¿Qué es ser V?

Historia

Las primeras civilizaciones, basaban su alimentación a base de plantas, legumbres, tubérculos, futas,...  Fue principalmente cuando se descubrió el fuego el momento en el que se comenzó a ingerir carne de manera habitual ya que la digestión de la misma sin ser cocinada no resultaba apta o placentera para el consumo regular de las personas. A lo largo del tiempo la mayoría de las religiones como el Hinduismo y el Budismo recomendaban un estilo de vida vegetariano de manera que se viviera en paz espiritual con uno mismo y con su entorno.

Las primeras informaciones que se tienen sobre la alimentación vegetariana datan del siglo VI a.C  cuando ya Pitágoras fué considerado el padre del vegetarianismo ético. Esta alimentación fue adoptada por numerosos y prominentes filósofos y escritores clásicos a lo largo de la historia ya que observaron que comer carne podía ser dañino tanto para la salud como para la mente.

En el Renacimiento, Leonardo da Vinci ya seguía una dieta vegetariana afirmando que:
"El tiempo vendrá donde condenemos el comer animales, de la misma forma que hoy condenamos comer a los de nuestra misma especie, comer humanos". Durante la época de la Ilustración, Tyron, Rousseau, Voltaire, Wesley y otros seguían también esta dieta vegetariana.

Ahora bien, el veganismo como tal tiene su origen en el componente ético y moral. Gracias a esto no solo se limita a una dieta sino que se extiende a todos los ámbitos de consumo hasta convertirse en un estilo de vida y postura ética e incluso política. El término vegano fue acuñado por Donald Watson (1910-2005) en el primer número de Vegan News, en el año 1944, en donde justamente se diferencia de forma clara el vegetarianismo del veganismo.

La India es el país del mundo con la mayor población vegetariana con un 38 % del total ;  Reino Unido y Alemania tienen un  total del 9%, Taiwan un 12 %, Italia 10 %, Israel 13 % y en España un 9,9 % de la población ya se declara Veggie ( Datos a fecha 2019) . Eso sí, la proporción es muy desigual, con sólo un 0,7% de veganos, un 2,9% de vegetarianos y un 6,3% de flexitarianos.

La mayoría de las personas, incluidos activistas por los derechos de los animales, no han sido criados en hogares vegetarianos o veganos en donde se les educara en el respeto animal absoluto.  Nicole R. Pallotta (2008), documentó casos sobre las diferentes motivaciones que los adultos encontraban para ser veganos, y se basó especialmente en momentos de la niñez de estos adultos donde se cuestionaban conscientemente el hecho de que la carne que les ofrecían en casa provenía de los animales y no de un supermercado. El comer animales, considerado como otro ser vivo, con quien se ha creado un vínculo emocional, les provocaba una reacción de disgusto ante la carne y cuestionamiento hacia los adultos que se la ofrecían.

Por ser menores de edad y no poder tomar decisiones "maduras" se sigue consumiendo productos de origen animal sin la asociación identificada del origen real de los mismos. La sociedad en la que se vive pone nuevamente el velo cultural, normalizando el consumo de estos productos  y en ocasiones incluso ocultando el  origen de los mismos. Al entrar en el periodo de latencia (que es cuando el individuo, al no poder aún por su edad tomar decisiones propias al respecto), guarda estas impresiones para hacer uso de ellas más tarde y tornarse así en la adolescencia o adultez en vegetariano o vegano.

Aún en la infancia, esta situación pone a los padres en una contradicción evidente y difícil de explicar: ¿por qué amar y cuidar a unos animales y por qué matar a otros para comerlos? Esto se zanja a menudo inculcando en los niños la creencia de que la carne es necesaria para una adecuada alimentación y que la carne proviene de animales felices de granja, los cuales han tenido una vida idílica.

Restricciones en las dietas alrededor del mundo

Porcentaje de encuestados que dicen seguir una dieta especial que limita o restringe el consumo de alimentos o ingredientes específicos.
Fuente : Estudio Nielson Q1 2016

Vemos como entonces la empatía o compasión hacia los animales adoptando finalmente uno valores veganos o activistas hacia los derechos de los animales, puede tener sus orígenes en la niñez, sin embargo toma un tiempo adicional, tal vez años, para materializarlos renunciando a todo o parte de los productos o servicios en los que el abuso o explotación animal están involucrados. Esa empatía que puede en algunos casos rastrearse en la infancia es fundamental y una razón poderosa para las reflexiones a la hora de consumir y comer productos de origen animal. Reforzando el argumento de la empatía, Pallotta (2008) menciona como esta se desarrolla más naturalmente en la medida en que nos identificamos con el otro, por raza, cultura o religión.

Nuestra civilización actual está basada en la explotación de animales, de la misma manera que las civilizaciones del pasado estuvieron fundadas en la explotación de esclavos, y creemos que el destino espiritual del ser humano conducirá a que en el futuro contemplaremos con horror el hecho de que el hombre se alimentó de productos hechos con los cuerpos de otros animales.

Definiciones

No pretendemos encasillar ni clasificar, solo orientar sobre los diferentes estilos de vida y hábitos alimenticios que cada uno puede adoptar así como terminología que podemos encontrar en este, nuestro entorno.
 
  • Veganismo (V):

Es una postura moral y ética en contra del abuso y explotación animal en todos los ámbitos de la vida, en donde se lucha por el respeto hacia todos los animales sin importar la especie ( por lo cual es una lucha antiespecista) y en la que se intenta reconocer los derechos de los mismos. No se reduce únicamente a la alimentación ( que por ende suele ser 100% vegetal) sino que también se adopta una actitud y un estilo de vida que rechaza toda forma de utilización de los animales para producir bienes de consumo o para la diversión o entretenimiento humano. Es más un estilo de vida en el que la comunidad por motivos éticos principalmente, aunque también pueden estar involucradas motivaciones saludables o medioambientales, no incluye en su dieta carne, pescado, ni ningún otro producto derivado de animales (lácteos, huevos, miel,…) , como tampoco hacen uso de productos que han sido tratados con anterioridad con derivados de animales o relacionados con experimentación animal en los que hayan sido tratados cruelmente asi como rechazando el uso de pieles, cuero, seda o lana.

La comunidad suele proteger a los animales en otros contextos apoyando principios ecologistas y naturistas.

 
  • Crudiveganismo:

Comunidad que consume los mismos productos que los veganos, pero en crudo, sin ser cocinados.

 
  • Vegetarianos (VT):

Comunidad que no consume carne ni pescado pero si derivados de animales como lácteos, huevos o miel, lo cual no implica la muerte del animal, del que se ha extraído dichos productos. También suelen proteger a los animales en otros contextos apoyando los mismos principios ecologistas y naturistas. En este grupo podemos encontrar “Lacto ovovegetarianos” , “Lacto vegetarianos”, “Apiovolactovegetarianos”, etc.

 
  • Pescetarianos:

Comunidad que consume pescado y marisco pero no carne terrestre.

 
  • Semi/demi-vegetarianos o Flexitarianos (VF):

Comunidad que ocasionalmente consume carne o pescado pero suele decantarse por una dieta vegetariana principalmente.

  • Opciones Veggie (VF):

En este, nuestro entorno VHappy, utilizamos "Veggie" para englobar Veganos y Vegetarianos ( del anglosajón "Veggie friendly"). Si encuentras un proveedor que tiene "Opciones Veggie" será porque además de productos o servicios que son Veganos o Vegetarianos (o simpatizan con estos hábitos) también tienen otros que no lo son, es decir, ofrecerán también productos con carne, pescado o derivados de animales en su establecimiento para otras comunidades no Veggies.

 
  • Cruelty-free:

De la lengua anglosajona es la calificación para productos o actividades que no hieren, experimentan o matan animales.

 
  • Macrobiótica:

No es en sÍ misma un régimen vegetariano, pues consiste en comprender las especificidades de cada alimento ―según el yin y el yang― para obtener la libertad de utilizarlos según los objetivos y necesidades personales. Consiste en una adaptación de las tradiciones culinarias de Extremo Oriente, donde alimentación, medicina e incluso espiritualidad a menudo se presentan imbricadas. Cumplen con el principio de tomar alimentos que respeten la proporción de sodio y potasio para que sean bien asimilables y de ágil digestión, además de unos principios básicos muy saludables.

 
  • Frugívoro:

Comunidad que se alimenta de frutos, sea parcial o exclusivamente.

 
  • Orgánico:

Rechazo de productos químicos artificiales o pesticidas en la producción, empleando solo aquellos naturales. Los productores que trabajan con el sello orgánico te garantizan que:

– Contribuyen a mantener y aumentar la fertilidad del suelo.
– Emplean la rotación de cultivos como forma natural de regeneración de los terrenos.
– Previenen la erosión del campo y la pérdida de biodiversidad en el subsuelo.
– Mantienen la pureza de los manantiales de aguas subterránea.

 
  • Ecológico (E):

Aquél que sigue un proceso de producción respetuoso con el medio ambiente. Este certificado garantiza que los productos que lo incorporan:

– Emplean las mejores prácticas medioambientales.
– Consiguen preservar al máximo los recursos naturales.
– Aplican normas exigentes sobre bienestar animal y vegetal.
– Utilizan recursos renovables integrados en sistemas locales.

 
  • Biológico:

La palabra biológico se emplea para referirse a aquellos productos que no han sufrido manipulación genética en su proceso de producción. Los productores con el sello biológico te garantizan que:

– Llevan a cabo un proceso natural de selección de especies.
– Contribuyen a una mejora del patrimonio genético cerrando el ciclo reproductivo de las especies.
– Apoyan la preservación de un elevado nivel de biodiversidad.

Para obtener el certificado ECO/BIO,  los productos están específicamente regulados por el organismo CAAE , el cual cumple con unos requerimientos estrictos.